< retour aux artistes

< volver a los artistas

< back to artists

Herrel
Herrel, un escultor profundamente comprometido con la causa ambiental, tiene una mirada a la vez compasiva e inquieta sobre nuestro mundo actual. Sus obras son un testimonio conmovedor de las contradicciones de nuestra época y cuestionan la relación del hombre con la naturaleza.

Oeuvres

Works

Obras

Le temps

Co-existence II

L’attache III

La trente-et-unième graine (Vendido)

Le contact

Co-existence

La douzième graine

La douzième graine

La douzième graine

La douzième graine

Plus tard

La douzième graine

Biographie

Biography

Biografía

Herrel nació en 1971 en una familia de Normandía, como niño distraído, descubrió muy joven una pasión por el dibujo de volúmenes, una actividad que le permitió resolver sus problemas de concentración. En esa época, realizó sus primeras obras esculturales, hechas de tizas recogidas en su escuela primaria o de piedras que recogía durante paseos.

 

Después de trabajar como diseñador gráfico hasta 1999, Herrel fue nombrado Director Artístico del famoso grupo de medios francés TF1, un puesto que ocupó durante casi quince años.

 

En 2011, cansado del carácter efímero de la industria en la que trabajaba y del poco espacio otorgado a la creatividad, Herrel decidió retomar sus sueños de infancia. Pasó entonces la mayor parte de su tiempo libre practicando la escultura. “Más tarde” sería el título de su primera obra, un mármol tallado con cincel que representa al artista como se imagina 30 años después: un autorretrato sorprendente y revelador de la vocación que siempre ha sido la suya, así como del talento innato con el que está dotado.

 

El año 2014 fue particularmente decisivo para el escultor, quien decidió dejar su actividad profesional para dedicarse por completo y exclusivamente a la escultura. Su primera exposición tuvo lugar un año después.

 

Al elegir el mármol, ya sea el negro de Golzinne (Bélgica) o el mármol blanco de Carrara, el artista se hace audaz. Este noble material cuyas muchas cualidades se reconocen desde la antigüedad, aquí se trabaja en talla directa sin bocetos ni modelos, sin dejar lugar a errores. La paciencia, la delicadeza y el dominio técnico son requisitos previos para dejarse guiar por la emoción. Entonces surge de la piedra, una vez cincelada, una forma pura y duradera, a imagen de un testimonio para las generaciones futuras.

 

En sus delicadas obras, Herrel cuestiona la relación del hombre con la naturaleza, enfrentando lo eterno al culto de lo efímero, señalando su locura devastadora, fruto de la búsqueda perpetua del progreso tecnológico y su impacto en los ecosistemas. Una mirada crítica sobre nuestro mundo actual, sus contradicciones y paradojas, pero, sin embargo, de una belleza espectacular.

 

De hecho, si el juicio es imparcial, el artista, al alertar al público, lo salpica de optimismo al transformar sus obras en un llamado a despertar positivamente las conciencias para salvar lo que aún puede ser salvado.

 

Las raíces son uno de los motivos más recurrentes en sus trabajos. A menudo son el punto culminante de la composición y evocan ese vínculo carnal que nos une a la Tierra, a nuestra naturaleza profunda.Y así, petrificadas en la piedra, quieren ser reconciliadoras, para enseñarnos a volver a conectarnos, a establecer una nueva unidad, un nuevo ecosistema benevolente.

 

El taller de Herrel se encuentra actualmente en Alpilles, donde produce incansablemente. Sus obras, expuestas en numerosas galerías europeas, han pasado a formar parte de colecciones privadas y públicas. En 2020, una de sus obras titulada “Co-existence” fue seleccionada para unirse a la colección del primer museo submarino europeo (Musée Subaquatique de Marseille) con el objetivo de concienciar al público sobre la fragilidad del ecosistema marino. Realizada en formato monumental en un cemento marino de pH neutro, fue sumergida a una profundidad de 5 metros, frente a la playa de los Catalanes y cerca del MUCEM de Marsella. Actuando como un arrecife artificial destinado a albergar la fauna y flora marinas, Co-existence presenta un edificio que lucha con un árbol cuyas raíces parecen tanto engullir como proteger a modo de una caja. Una obra con un mensaje poderoso en la que la naturaleza recuperaría sus derechos, tendiendo así a reconciliarnos con este vínculo ancestral que nos une a la Tierra y llamando a preservar con benevolencia cada uno de sus eslabones. Un hermoso proyecto en línea con los valores profundos del artista.

 

“Co-existence evoca la desconexión entre la naturaleza y nuestras sociedades modernas fuera de la tierra. Si el planeta no necesita ser salvado, es la supervivencia del hombre lo que está en juego.

 

La copa del árbol fue imaginada para que una vez en el agua, la flora pueda crear su propia hojarasca y dar la impresión de que un árbol realmente ha crecido bajo el mar. El medio marino es un lugar insólito que no se puede controlar, Co-existence cobrará vida y escapará de las manos del hombre.

La copa también está hueca y perforada para permitir que la fauna acuática se refugie y actúe como una guardería.”

Herrel, Co-existence

Inscrivez-vous à notre Newsletter

Inscrivez vous à notre Newsletter. Soyez les premiers informés des dernières actualités d’In Arte Veritas ! Vous recevrez également les invitations aux vernissages et aux expositions.

Vous avez été inscrit avec succès !

Subscribe to our newsletter

Subscribe to our newsletter. Be the first informed of the latest news from In Arte Veritas! You will also receive invitations to openings and exhibitions.

You have been successfully registered!

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín. ¡Sé el primero en informarte de las últimas novedades de In Arte Veritas! También recibirás invitaciones a inauguraciones y exposiciónes.

¡Te has registrado con éxito!